4 de noviembre de 2005

ESTE TEXTO ES MÁS FORMAL QUE EL ANTERIOR, PIDO DISCULPAS

Los temas que se plantean en este sitio no deben provenir exclusivamente de las ganas, el talante o la inspiración de su administrador. Por el contrario, se pretende que quienes honran estas líneas con su lectura aporten a ellas su cuota única de originalidad y estilo, a través de la casilla de comentarios.

Y ya que hemos mencionado el estilo, viene a mi mente una crítica recibida en referencia a la manera en que son expresados o redactados los conceptos en este blog. La "formalidad" (ciñéndonos estrictamente a la opinión recibida) es una característica que restaría agilidad o interés a lo escrito.

Al margen de que la crítica -lo decimos una vez más- siempre es bien recibida, disiento de ese concepto crítico sobre la "formalidad". En el mismo sentido, discrepo de quienes dicen "Esta música me duerme", sustentados en el argumento encubierto de que no tiene una melodía veloz o pegadiza. La música clásica, o el blues, o el bolero de cierto estilo, u otros géneros, quedarían entonces a la intemperie ante una selección de música "con onda".

Creo que la calidad de un escrito o una canción está determinada por otros factores, que no pasan por los argumentos expuestos en el párrafo anterior. A fin de cuentas, este debate es solo preliminar de otro mucho más profundo, que es la eterna pregunta de si existe una belleza objetiva, y por ende si el arte es apreciable en base a ciertos parámetros absolutos que respetan las diferencias en el gusto pero juzgan un "esqueleto" ineludible e imprescindible para que algo sea considerado como arte, y a partir de ese juicio sea apreciado como bueno o malo.

En síntesis, ¿existe una belleza objetiva? Porque si la hay, entonces hay criterios objetivos de armonía que no son opinables, y resta después un campo abierto para el disenso en base a los gustos particulares de cada uno.

En tren de buscar ejemplos ¿cómo distinguir al arte del mero marketing o del solo efecto visual? ¿Mozart y Backstreet Boys son comparables?

Sabrán disculpar la formalidad en esta entrada. Ya vendrán textos mejores y menos aburridos.

2 comentarios:

PIQUETE, es bostero dijo...

QUE ME PERDONE EL SERVIDOR PERO

NO COINSIDO CON SU OPNIÒN YA QUE

PARA MÌ SI " HAY MÙSICA QUE SI

ES PARA DORMIRSE" , PERO SIEMPRE

SE RESPETA EL GUSTO MUSICAL QUE

TENEMOS CADA UNO DE NOSOTROS.


FIRMA:

P _ _ _ _ _ _

A. C. Otero dijo...

Para gustos se hicieron los colores, dice un proverbio, y otro le contesta que hay gustos que merecen palos...
¿Música para dormir? Bueno... lo que no entiendo es cómo se puede adorar esa música que a veces se escapa de los auriculares de alguno que escucha en el subte. Suena algo así como puuk-puuk-chus-chus-puuk-chus. Buen ritmo, sin dudas, pero ¿y la melodía? Quizá venga en el otro vagón.
La forma y el contenido son todo el arte. Forma y contenido. Ritmo y melodía, como uña y carne, para formar música. Forma y color, para un cuadro. Si esto es demasiada rigidez, bueno, lo lamento. Ciertos requerimientos rígidos son imprescindibles para separar arte y chantada.
Cordialmente,

ACO