2 de noviembre de 2008

LOS ACES DEBERÍAN TENER UN LÍMITE

Hoy he tenido un domingo de perros, entre la caída de Nalbandian y la derrota de San Lorenzo. No voy a referirme a esto último, que no me sorprendió, sino al partido del cordobés, quien tuvo enfrente a un tipo que evidentemente es inferior en recursos pero metió 25 aces, es decir, que ganó un set solo con ellos, y eso que no estamos contando los saques ganadores cuya devolución deja el punto servido.

Siempre me han molestado los partidos en los que un jugador no para de meter puntos con solo sacar. Hoy Tsonga -el personaje en cuestión- jugó muy bien, pero me parece evidente que si no hubiera hecho todos los aces que hizo, no habría podido ganar el partido, que de hecho tuvo que extender a un tercer set apenas aflojó con el primer servicio.

Lamentablemente, Nalbandian no pudo aprovechar el último game del partido, cuando tuvo tres posibilidades de quiebre y el francés sentía la presión de liquidar el pleito. Pero aún así, veo cierta injusticia en el hecho de que un jugador gane tantos puntos sin necesidad de jugar el punto en cancha. Sé que suena a excusa por la derrota del argentino, pero esto es algo que siempre pienso al ver ese tipo de partidos (Querrey o Karlovic son de esta clase de jugador, también), y hoy por supuesto me dio más bronca porque del otro lado estaba Nalbandian, quien jugó un gran match excepto en los puntos decisivos.

En fin, mi opinión no va a cambiar nada, pero expreso lo que entiendo como una injusticia. El buen saque es parte del juego, pero a mi juicio a veces cobra una dimensión desproporcionada en un juego cuya belleza está en los puntos bien jugados. No solo le quita atractivo al juego, sino que me parece injusto porque de esta situación no siempre sale ganador el que mejor jugó globalmente. A mi entender, cuando hubo puntos que requirieron otras artes propias del juego, Nalbandian se mostró mejor, y esto suele ocurrir en partidos con sacadores tremendos como Tsonga.

3 comentarios:

Agustín dijo...

Hola!
Es muy bueno el blog; desde que lo descubrí lo sigo de modo asiduo. Sólo una corrección: los saques ganadores no son los que dejan el punto servido, sino los que el rival responde de manera defectuosa sin que la pelota traspase la red; los que no permiten una segunda jugada tras el servicio (no son aces porque el contrincante llega a tocar la bola).
Un abrazo y seguí así. Da gusto leerte.
Agustín

El Bambi dijo...

Me alegro de que te guste este espacio, Agustín, me gustaría ver tu blog si lo tenés (quizá ya lo vi y no sé que sos vos su autor).

Gracias por la aclaración sobre los saques ganadores. Esperemos que Nalbandian esté inspirado con el saque en la final de la Davis, porque eso le facilita mucho todo. Él es quizá el extremo opuesto de lo que escribía sobre Tsonga: no suele tener un gran saque (aunque en la última gira in-door tuvo buenos partidos con él) pero resuelve todo con su juego, por eso es mucho más enriquecedor verlo jugar a él.

Agustín dijo...

Bambi.

Tengo un portal web: www.eldeporteeshistoria.com.ar

En el mismo trató de relacionar al deporte desde un punto de vista histórico.

Espero que te guste.
Abrazo grande

Agustín