22 de diciembre de 2006

FELIZ NAVIDAD

Dios se hizo hombre y nació de la Virgen indefenso, fue envuelto en pañales y colocado en un pesebre, porque no había sitio para él en una posada.

«Se despojó de su rango —como escribe san Pablo— y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos» (Flp 2, 7).

Nunca comprenderemos plenamente este misterio de humillación extrema. Con este acontecimiento, que conocemos tan bien por el evangelio, Dios entró en la historia del hombre para quedarse con nosotros hasta el fin. A lo largo de dos mil años, desde Belén se ha difundido por todo el mundo el gran mensaje de amor y reconciliación.

(Juan Pablo II, 23 de diciembre de 1998)

La imagen corresponde al retablo "La adoración de los Reyes", de Gentile da Fabriano, que fue pintado en 1423 para la Capilla de San Onofre, actualmente Iglesia de Trinidad, en Florencia.

6 comentarios:

X dijo...

Cristo tenía que ser humilde hasta para nacer, su palabra siempre nos acompañará, y estas son fechas muy especiales para olvidarnos del consumismo (cosa dificil), y recordar a ese niño Dios que nos hace invadirnos de ese espírito tan especial, lástima que esta sensación sea solo para muchos en Navidad, pero bueno...menos es nada.

Ten felices fiestas.

El Bambi dijo...

Gracias X.
¿Por qué en tu blog no se puede dejar comentarios?

Nikito dijo...

Felicidades!!!

Julio dijo...

Me gusta tu blog. ¡Feliz Navidad!

X dijo...

Está deshabilitada la opción comentar en el blog, para cualquier comentario o duda que te surja puedes hacerlo si te apetece a esta cuenta;

ddelamancha@hispavista.com

Mery dijo...

Este "misterio de humillación extrema" es el milagro del amor, la comprensión y la sabiduría.

¡Feliz Navidad!