24 de noviembre de 2006

ARRANCAR DE CADETE

Siempre que se festeja el Día de la Madre, del Padre, del Bancario, de los Enamorados, de la Secretaria y tantos más me hago la misma pregunta: ¿Por qué no existe aún el Día del Cadete?

La primera materia que hay que aprobar en la Universidad de la Calle es Cadetería. Todas las demás son correlatividades.

No se puede salir a la calle sin saber cómo hacer una combinación de subte de Belgrano a Boedo, o qué colectivo nos lleva del centro a Villa Devoto. Es decir, se puede salir, pero con una limitación importante en el escenario.

Cadeteando uno se hace amigo de porteros (o encargados, como prefieren ser llamados), kiosqueros, algún chofer de la línea que tomamos siempre, el mozo que trae el café a la oficina o el librero que tiene la cuenta de la empresa.

Los enemigos mortales del cadete son dos: la lluvia y el sol. O mejor dicho, la tormenta feroz y el sol infernal del verano porteño. Quien ha cruzado la 9 de Julio un 15 de enero con 36 grados de temperatura sabe de qué hablo. Y también quien ha llevado cheques bajo la lluvia que a todo llega. La garúa es otra cosa. Molesta pero no moja.

El cadete debe tener carácter para saber decir que no a las requisitorias privadas de quienes confunden lo público con lo privado. Entonces, cuando nos piden que vayamos a comprar fasos la respuesta depende de varias circunstancias: de las ganas, del tiempo disponible, de quién lo pida. En última instancia, el cadete no está obligado a hacer favores, los hace si quiere.

El cadete podría hacer la lista de pedidos de almuerzo de cada empleado de su oficina, ya los conoce. Para aquél en pan de salvado, para éste figazza. Éste Coca Diet, aquél Paso de los Toros.

El cadete es el alma de una oficina. Cuando no está su ausencia se siente, porque se lo necesita como el cuerpo a la sangre que lleva todo a todos lados. Y si al cadete se le ocurre revelar secretos, más vale agarrarse, porque el cadete sabe vida y obra de sus jefes. Les paga resúmenes de tarjeta, les busca estudios médicos, va a retirar fotos reveladas, les manda cartas por correo y les lleva cosas de apuro a lugares insospechados.

¿Para cuándo el Día del Cadete?

2 comentarios:

nikito dijo...

Creo que no existe el día del cadete porque está considerado un puesto o categoría dentro de una empresa (y no un rubro de actividad), como los gerentes, analistas, coordinadores, supervisores (todos los cuales no tienen "su día"). Quizá la excepción es el día de la secretaría. En cambio, quienes forman parte de un rubro, como los bancarios, periodistas, bomberos, sí tienen su día.

De todos modos, no estaría mal promover el "día del pasante"...

Jugabac dijo...

QUE GRANDE! COMPLETAMENTE DE ACUERDO, PERO HAY UN DIA DEL CADETE: ES EL 20/12