1 de agosto de 2006

SOBRE EL MATRIMONIO

En días pasados alguien me habló del matrimonio como "una cárcel" que priva de la libertad a sus protagonistas. La cuestión quedó flotando en mi inquieta cabecita, no porque tuviera dudas de lo que pienso, sino por la tristeza que me da escuchar opiniones tan desesperanzadas en nombre de un individualismo supuestamente liberador y con seguridad egoísta.

El matrimonio surge de una decisión libre basada en el coraje. Hay que ser un verdadero valiente para aventurarse a formular un voto de por vida con un prójimo o prójima, en una sociedad donde la velocidad y el cambio son dioses.

Una familia requiere tiempo de proyección y madurez. Es una tarea que demanda constancia, paciencia, estabilidad emocional y sobre todo inteligencia. El amor es la base, claro está, pero la que salva la convivencia es la cabeza. El corazón es el cimiento, pero todo lo demás viene de la inteligencia en sus diversas variantes. Y esta convicción choca con el sentimentalismo vigente, que no reconoce motivos sino en el mero capricho de la voluntad posmoderna, lábil y veleidosa. Y la idea de matrimonio también va en contra del "Lo quiero todo y ahora", que impera actualmente en todos los planos del quehacer social.

"Tenés que hacer lo que sientas", te dicen. "Si ya no se aman no tiene sentido que sigan juntos", agregan, con una confusión entre lo que es el amor sereno y comprometido y una pasión necesitada de emociones fuertes. En la sociedad de hoy, lamentablemente, parece apostarse más por el fracaso que por el éxito de una relación.

Se me ha dicho: "No vas a querer a tu mujer toda la vida, es imposible". Pese a que hay vastos ejemplos que contradicen esta opinión, lo que me entristece es esta visión tan pesimista y resignada al statu quo, a la imposibilidad de proponerse el largo camino a la felicidad propia y de la persona que amamos. ¿Habrá algo más sublime que hacer a alguien feliz gracias a nosotros, en este mundo inhóspito cargado de dudas y amarguras? El solo hecho de intentarlo ya enaltece a la persona.

Cunde la concepción del amor como algo pasajero, ajeno a nosotros y dependiente de humores cortos de miras. De ahí a la profecía autocumplida hay apenas unos pasos, los que dictan la resignación y el derrotismo de la sociedad fundada en un individualismo mezquino y sin valores objetivos.

¿Que hay ejemplos de matrimonios fracasados? Por supuesto, pero esto no hace la regla. También hay estudiantes, deportistas, músicos o investigadores que no han llegado a nada, y sin embargo el estudio, el deporte, la música y la investigación siguen siendo grandes motores de la humanidad.

Siempre vale la pena luchar por el éxito de una aventura que alguna vez se empezó. El matrimonio es la verdadera aventura, y en el hogar se llevan a cabo las verdaderas gestas cotidianas. Pensar que el matrimonio no se adapta a la sociedad de hoy en día es como pensar que los pies de hoy no se adaptan a los zapatos de moda, y decidir entonces amputar los pies. El tema está planteado al revés, y en lugar de cuestionar la institución, el cuestionamiento debe hacerse sobre los principios que gobiernan la sociedad. En pocas palabras, sobre el individualismo y el relativismo que cuelgan todo de alfileres y construyen relaciones descartables, listas para ser reemplazadas en cuanto no se adapten al egoísmo posmoderno.

Nada hay más trascendental en la vida de una persona que entregarse a otra. Nada dota de más sentido a la propia biografía que la construcción lenta y paciente de un hogar al que llegarán nuevas risas pequeñas e inocentes. Si alguien quiere vivir una aventura de verdad, que se case con la mujer que ama. La fidelidad es toda una aventura.

No existen una familia "tradicional" y una "moderna". Existe una familia compuesta por hombre, mujer e hijos si tienen la suerte de tenerlos, y lo demás es verso. Y si no, que les pregunten a los pequeños, que lo esperan todo de padre y madre.

"Muchos hombres han tenido la suerte de casarse con la mujer que aman. Pero tiene mucha más suerte el hombre que ama a la mujer con la que se ha casado". (Gilbert Keith Chesterton)

Ya hablaremos de la soltería. Gracias por su lectura.

7 comentarios:

Mery dijo...

Justamente anoche estaba viendo una entrevista al filósofo Alejandro Rozichner (muy repetido este nombre en este blog ultimamente, no?), y le preguntaron si estaba casado y si tenía hijos. El contestó que si, y que su familia era algo que lo llenaba de felicidad. Comentó que hasta que no se casó, era de los que pensaban que el matrimonio era una institución burguesa y bla..bla...bla. Hasta que se enamoró, se casó y tuvo a sus dos hijos, y que si le preguntan él no entiende otra forma de amar y de vivir posibles.

Yo no me casé ni tengo hijos, pero no quiero otra vida para mi que no sea la que tuve yo: una familia.

No se qué será de mi futuro, pero sí se que lo único que voy a buscar siempre es formar una familia, trabajar para consolidar un lindo matrimonio y criar hijos felices.

Espero que en unos años los pueda encontrar acá, y contarles que lo pude hacer. Pero no me imagino otra forma de vida para mi que me pueda hacer tan feliz.

Anónimo dijo...

Antes que nada, mis deseos de que se cumplan los deseos de mery (MG).

Al precio de caer en el rolfismo más descarado, felicito al Bambi por la entrada: excelente.

Yo no estoy casado ni tengo hijos, pero ya va a llegar ese tiempo. Lo único que espero es nunca parecerme a esos tipos "casados" que reniegan de su mujer y sonríen contando sus infidelidades como si fuera una broma en el recreo de la primaria. Me parece de terror. Suena demasiado a que no son dueños de sus propias vidas. A que no aman a la persona que tienen al lado. A que no les queda otra que seguir así. Me parece cobarde y mediocre.

Eso, espero que no se me haya ido la mano con el moralismo.


...Nico (Pasante)

Marce dijo...

Huyy que buen tema!!!! Ojalá se cumplan los deseas de MG y ojalá el Pasante no cuente el día de mañana sus infidelidades con sus amigos, pero en fin la vida el tempo lo dirán. Particularmente y en mi condición de felizmente divorciada (atenti digo divorciada 08 firmado), no creo en el matriminio como Institución pero si como Sociedad, y como tal hay que revalidarla constantemente... la sociedad conyugal es muy dificil de mantener, ya que consta con dos socios que tienen diferentes formaciones, opiniones y orígenes pero el mismo objetivo, formar una familia o simplemente acompañarse en la vida hasta que el amor los una. Hasta que el amor los una... y cuando el amor se va??? cuando los intereses son diferentes??? esto simplemente aparece o se decanta??? aparece siempre??? o simplemente llega??? siempre aparece??a todos les llega??... en fin... yo sigo apostando a los vínculos sanguineos... son los que mas duran aunque no siempren los mas sinceros...
De todos modos es mas simple creer que el matrimonio está mas cerca del amor aunque fonéticamente hablando se encuentra mas cerca de patrimonio.
Pero mas allá de todos los contra creo que "alguien" siempre llega a nuestras vidas para hacernos feliz...hasta que la muerte nos separe.

PIQUETE, el bostero dijo...

No soy casado, ni tampoco tengo

hijos, pero como dice Nikito

" llegaran" . Veo un futuro

con una mujer y con piqueteritos

bosteros( ellos lo elegirán, no

voy a hacer como mi viejo que

me insistía con hacerme hincha

de huracán.

Uno cree que el matrimonio es para

toda la vida, aunque mi

pensamiento haya fracasado con

mis viejos, soy de la idea de

que el matrimonio dura para

siempre.

Recuerden:

Tengan cuidado que hay
garcas dando vueltas

Anxie dijo...

Yo tampoco soy casada pero el sueño de toda mi vida desde que tuve pareja es casarme. No con cualquiera obviamente... pero sabes que??? es muy dificil encontrar a "esa" persona que nos haga feliz, y me alegro mucho por la gente que lo ha logrado.. para mi casarse tambien es toda una aventura, pero me casaria luego de probar otras cosas. Soy muy joven paea casarme creo, pero si la persona que amo en este mismo momento me lo propusiera diria que si sin pensarlo. Para mi no es una decision dificil, solo hay que saber amar. Actualmente veo en los matrimonios mucha competencia, acaso los dos integrantes de la pareja son dos jugadores de futbol de equipos opuestos??? ciertamente creo que pensar asi es estupido...
Por otra parte creo que el matrimonio pasa por distintos tipos de amores, al principio todo es color de rosa, todo es atraccion y pasion, pero despues eso va disminuyendo, no se termina pero si disminuye, y luego vienen las cosas mas profundas, los hijos y todo eso. Pero ojo, le tengo terror a la infidelidad, no la justifico pero la mayoria de los matrimonios la han pasado. Por suerte todavia quedan algunos pocos a salvo.

Saludos, muy bueno el flog, pasate si tenes tiempo por el mio, lo mismo va para los que te firmen a vos.

Pasé---

Anxie

El Bambi dijo...

Gracias por el elogio, Anxie.

Anxie dijo...

De nada...

Interesantes articulos y temas para debatir...

Anxie