3 de abril de 2006

EL VINO Y LA MODA


En los últimos tiempos en los que el consumismo ha vuelto a las calles porteñas, parece que mis amigos, el colectivero, el encargado del edificio, el policía de la esquina, el carnicero amigo y muchos etcéteras, saben de vino.

En esa verborragia tan habitual en los argentinos, se distingue un repentino gusto por la bebida de la que ahora se discute si es cierto que es buena para el corazón o no.

Aclaro: El de la foto sí sabe de vino, y está de vacaciones en Cuyo.

Sea como fuere, por favor saquémonos el antifaz. Una cosa es que a uno le guste el vino, y otra es conocerlo en sus detalles más pequeños como pretenden tantos oportunistas. De repente todos son "sommeliers", "connaiseurs" y catadores que dan vuelta la copa para ver cómo suda y declaran que el vino tiene buen cuerpo.

Para saber de vino hay que haber estudiado mucho, no basta con un par de cursitos (que también han florecido por todos lados, en otra muestra de oportunismo).

Salud, y cuando brinden conmigo, por favor mírenme a los ojos.

7 comentarios:

Mery dijo...

Salud editor! (y mirándote a los ojos)

Arranco con el brindis porque, aunque lejos de ser conocedora, "sommelier", "connaiseur" o lo que sea, soy antes que nada "disfrutadora".

Nada. Nada disfruto más que una copa de vino. Perdón, me desdigo y me corrijo porque algo me gusta más:dos copas.

Blanco, eso si. El vino me gusta blanco, y el tinto cavernet.

Que si el cuerpo, la fruta, el varietal; que si la cosecha o el tiempo de maduración.

No me importa nada. Yo quiero tomar y disfrutar que, en definitiva, para eso se hizo.

Chin-chin.

Marce dijo...

Creo que por una cuestion de geografia y hasta de genética... a mi vino me llamaron!!!!
Pero bueno no soy sommelier ni nada que se le parezca, tengo qua ventaja de conocer las sepas...y a veces, cuando mi hermano se sopa y manda unos trolis pá la capital...puedo a llegar a conocer la cosecha...
Pero en fin....yo creo que el mejor vino es el que uno comparte con los afectos.....y si se brinda mirándonos a los ojos...cuanto mejor...aunque en el fondo sean inescrutables....por que cuenta la leyenda que cuando hace un salut!!! con vino, se libera su duende y nos hace leer el/los corazones de quienes brindaron con nos.....
en fin me tomo un tinto y si es syrah cosecha 2002 mejor...

PIQUETE, el bostero dijo...

Si de vino se trata, me quedo

con el NEW AGE y el SEPTIEMBRE,

lejos!!!!. Pero si hay variedad

no tengo problemas en beber.

Anónimo dijo...

Editor:

No se olvide de rendirle un homenaje a la " cerveza "

Álvaro C. Otero dijo...

Parece que hoy el negocio está
dominado por gente de gran imaginación, que encuentra sabores que no deben
estar en el tinto, por ejemplo cerezas, ciruelas y tanta cosa que sólo
pueden darle gusto al vino si hacés una sangría a la uruguaya.

Mery dijo...

Si, tal cual.
Me sumo completamente al comentario del Doc.

Y lo que me pregunto ahora, después de denostar desvergonzadamente a todos los que le sacan jugo al negocio del vino, es: ¿con qué nos sorprenderán, qué ocurrencia faltará?

Desde ya les digo que habría algunas ridiculeces que disfrutaría. Se me ocurre: algún vinito con cierto aroma a chocolate, o ciertas mezclitas que podrían estar divertidas, como algún blanquito con gustos cítricos.

Si, ya se, todo esto asesina al vino, pero como primer ocurrencia me pareció divertido.

(Les aviso que de ver esto hecho realidad, voy a cobrarles a todos los que leen este blog).

Álvaro C. Otero dijo...

GEnte:
a) nunca se ha tomado vino de tanta calidad como el actual, ni en la Argentina ni en el mundo. Los vinos antes del siglo XX se envasaban en cueros aislados con brea, una porquería.
b) el vino argentino es muy bueno. Los vinos franceses requieren saber qué cosecha es la de origen, porque el régimen de lluvias es muy variable, y hay años con más alcohol en el vino que otros.
c) Nuestros vinos, sobre todo los de Cuyo, tienen volúmenes bastante constantes de aguas (aunque no están exentos de sorpresas negativas como granizo tardío o calamidades así) y de exposición al sol, con lo que los 14 grados de alcohol (por cada mil hay 140 centímetros cúbicos de alcohol) se mantienen constantes sin química.
d)los griegos, los romanos y los judíos tomaban vino con agua. No hay que tener miedo a quedar en ridículo si se mezcla vino con hielo, agua o soda.
e) cuando se trata de bebidas o comidas, hay que acordarse de que sobre gustos no hay nada escrito.
f) tomen lo que quieran, pero tengan en cuenta que las bebidas blancas (ginebra, el aparentemente inocente anís, vodka, caña, y el whisky, aunque con caramelo le dan color) atacan mucho a los riñones y al hígado porque tienen por lo menos 40 % de alcohol;
g) ojo con el vermouth, que parece bebida para que las viejas se pongan alegres, pero también tiene un grado alcohólico altísimo;
h) el grado de alcohol por desdicha también indica cuánto engorda o no una bebida alcohóica; alcohol son calorías;
i) los tintos y los blancos son la misma cosa, nada más que a los primeros les dejan los hollejos más tiempo que a los segundos. De todos modos, como los tintos tienen tanino, se los pueden tomar hasta tres o cuatro años después de elaborados; los blancos deben ser tomados antes de los tres años.
j) Baco es el dios pagano del vino. La cerveza también tiene un dios pagano, Gambrinus.
k) en lo personal no me gusta el champagne, me parece una bebida con mucha química, porque tiene dos fermentaciones lo que no es muy bueno;
l) por desgracia, en mis vacaciones en Mendoza en 2005 comprobé que al vino también le agregan levaduras externas, lo que es una intromisión química;
m) y si se sienten mal con el vino, pueden tomar uvasal o cremor tártaro, que es un subproducto de la elaboración del vino.
Por todo esto,

¡¡¡¡SALUD!!!!